¿Es realmente importante una agencia de comunicación?

La respuesta a esta interrogante no puede ser más sencilla… ¡Por supuesto, que sí! La comunicación es un detalle bien importante que se debe destacar entre las marcas y  los consumidores, ya que el día a día nos marca unas rutinas y obligaciones que a veces son muy difíciles de romper para dar cabida a nuevas tareas. En este sentido la comunicación suele ocupar las últimas posiciones en la lista de prioridades de una empresa. Sin embargo, disponer de visibilidad, notoriedad y ganarse la credibilidad del público es una de las principales preocupaciones de las marcas. Una contradicción que se solucionaría si se contase con una agencia de comunicación.

Los expertos en comunicación, nada que ver con una asesoría financiera en Barcelona, aportan a las compañías un punto de vista externo sobre su modelo de negocio que les ayude a evolucionar y subsanar errores. Porque muchas veces desde dentro, nos habituamos a un mismo discurso y no nos damos cuenta que o se ha quedado obsoleto o no llega a entenderse del todo. Una agencia de comunicación no sólo debe estudiar a fondo la marca que representa, sino también qué hace la competencia, para así encontrar la manera de acercarse a su público objetivo y ser eficaz.

 Las marcas deben diseñar una imagen que sea coherente, transmita sus valores y no cambie si nos movemos del terreno o al terreno fuera de línea. Por eso es importante que un mismo equipo se encargue de gestionar todo lo que afecta a la reputación de una compañía, así se evitarán incongruencias y falta de cohesión.

El discurso que defiende una empresa debe de estar muy estudiado y ser fruto de un proceso de análisis en el que se hayan detectado los factores de riesgo y las oportunidades que tiene la compañía ante sí. Un diagnóstico que servirá para dibujar la ruta. A la hora de definir estrategias es imprescindible que la agencia sea consciente del presupuesto con el que cuenta, sólo así se podrá marcar prioridades y buscar las herramientas y acciones que mejor encajen con esa cifra. Al conocer el mercado y lo que ofrece, es muy fácil para los expertos dar con las estrategias que mejor se acoplen a los números de cada empresa.

EL hecho que una empresa tenga un departamento interno de comunicación no quiere decir que no pueda contar con la ayuda de una agencia, puesto que estos profesionales pueden actuar como consultores externos y dedicarse a medir y evaluar las acciones desarrolladas, a detectar si hay fallos o discursos que estén interfiriendo a la hora de llegar al consumidor final.

Y sobre todo se necesita una agencia de comunicación cuándo una empresa pasa por una situación delicada. Dar malas noticias que no le gusta a nadie y es una tarea muy complicada por lo que es importante dejarla en manos ajenas, que no estén vinculadas emocionalmente con la compañía y puedan trazar estrategias efectivas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *