grado superior de higiene bucodental escola pejoan

Se acabó el miedo a los dentistas

 

El ruido de las herramientas de cualquier dentista nos pone los pelos de punta, por no hablar del ruido que éstos hacen. Nadie, o casi nadie, va al dentista por gusto, así que una buena forma de evitar el dentista es mediante una buena higiene bucal.

 

Como comentan muchos profesionales de grado superior de higiene bucodental, una buena higiene y salud bucal reduce la visita al dentista a una mínima de una vez al año. La higiene es una de las principales formas de preservar nuestra salud, y dentro de la higiene diaria no debemos olvidar el cuidado de nuestra boca.

El objetivo de una buena higiene bucal es la de prevenir futuras enfermedades y patologías y sus efectos nocivos sobre dientes y encías. La clave de todo es limpiarse los dientes a diario. El cepillado de los dientes se realiza para eliminar los restos que quedan en la boca tras las comidas y deshacerse de la placa bacteriana, por esto es importante limpiarse los dientes dos o tres veces al día durante dos o tres minutos.

 

La técnica de un buen cepillado

Así pues si quieres lucir una sonrisa perfecta es importante utilizar una correcta técnica de cepillado. Existen varias técnicas dependiendo de las morfología y de la destreza de cada paciente. La mejor técnica es aquella que permite la eliminación del biofilm oral de forma cómoda sin causar ningún tipo de lesión en los tejidos.

 

La técnica más utilizada es la Técnica de Bass, que permite eliminar las bacterias que se encuentran y causan las enfermedades de las encías. Para realizar un buen cepillado debemos inclinar el cepillo 45 grados entre diente y encía, de manera que los filamentos contacten con diente y encía y abarquen dos o tres piezas dentales.

 

Es importante realizar movimientos pequeños y cortos sin presión, con filamentos medios o suaves que se adaptarán mejor a la anatomía dental y no son tan abrasivos. En caso de que el cepillo sea eléctrico, no es necesario realizar movimientos circulares, solamente moverlo lentamente por toda la superficie.

 

El hilo dental, elemento más importante de lo que parece

Para limpiar los espacios entre los dientes es más que aconsejable utilizar hilo dental. Estas zonas representan el 40% de toda la superficie dental por lo que si no lo usamos, estamos dejando de limpiar casi la mitad de nuestras bocas.

 

Al igual que todos los dientes, también es importante limpiar la lengua con un movimiento desde atrás hacia adelante para arrastrar y expulsar restos, mucosidades y bacterias.

Los colutorios son de gran ayuda para conseguir una higiene bucal completa además de proporcionar un frescor en la boca.

 

Como ya veis, si cuidamos nuestra boca a diario evitaremos visitas extras a nuestro dentista. Eso sí, es aconsejable visitarlo una vez al año y realizar una limpieza profesional, pero como dicen, una vez al año no hace daño.


Deja un comentario