Productos que no deberías comprar de segunda mano

Desde la llegada de la crisis, el mercado de la segunda mano se ha disparado a unos niveles inesperados. Incluso, existen oficinas que suplen sus necesidades de materiales de trabajo usando Wallapop. Es probable que cualquier asesoría de Barcelona pueda confirmarte este tipo de casos, pues no es raro que un trabajador acuda buscando ayuda porque su nueva silla que debe procurar su bienestar y salud postural sea una usada y en peor estado que la anterior, por poner un simple ejemplo.

 

Pero no es sólo en el ámbito laboral en el que debemos evitar comprar, al menos, la compra de determinados productos y servicios de segunda mano. Te hacemos una breve lista a continuación:

Neumáticos

Los neumáticos son un componente principal del vehículo, por lo que gran parte de la seguridad del conductor y de los viajeros dependen de ellos. Claro que los neumáticos son muy caros, por lo general, pero tienes que tener en cuenta la vida útil del neumático y la seguridad que va a aportarte. De este modo, si lo tienes en cuenta, es posible que el neumático de segunda mano vaya a salirte más caro, ya que, además, corres el riesgo de tener que volver a cambiarlo pronto si lo compras muy gastado.

Zapatos

No hay dos pies iguales, y los zapatos nuevos se adaptan al pie de quien lo lleva y a su forma de caminar.  Así pues, llevar un zapato que ha amoldado otra persona a su propio pie puede ser perjudicial.

Así pues, no es muy recomendable que compres zapatos de segunda mano. A no ser que sólo hayan tenido un corto uso, o que puedas comprobar que se encuentran en perfecto estado y que tu pie no va a correr riesgos.

Productos de estética e higiene

Peines, esponjas, cepilles y peines, cortaúñas, etc. No pienses que todo vale, pues la reutilización de estos productos puede llevarte a sufrir infecciones diversas.

 

Por supuesto, que nunca se te ocurra comprar ropa interior de segunda mano.


Deja un comentario