sillas ruedas

Las ventajas y desventajas de las sillas de ruedas eléctricas

Son muchas las circunstancias por las que, en algún momento de la vida, necesites valerte de una silla de ruedas, ya sea de forma temporal, por corto o largo periodo de tiempo, o bien, permanentemente. Y, cuando llega el momento de escogerla, lo ideal es saber qué tipo de sillas de ruedas en Barcelona, Madrid, Sevilla y cualquier gran ciudad, vamos a encontrar.

Las sillas de ruedas eléctricas son una apuesta muy potente y útil, que cuenta con ciertas ventajas y desventajas que comentaremos a continuación:

Ventajas

La autonomía de movimiento es el principal punto fuerte de este tipo de sillas de ruedas. Permite desplazarse por casa y por la ciudad sin el esfuerzo que requiere una manual, por lo que se elimina el cansancio o la necesidad de que haya otra persona que empuje la silla. De hecho, su manejo se basa en un cómodo mando de manejo simple.

Además, aunque la batería se gasta, se recarga fácilmente. Por ejemplo, es ideal ponerla a cargar durante la noche, mientras dormimos.

Por otro lado, por lo general, estos modelos suelen ser reclinables, así que es fácil encontrar la postura en caso de no estar cómodos. Se adapta muy bien a las necesidades.

Otro punto a favor es que es fácil de transportar en coche, algo fundamental cuando nos vamos de viaje con la familia o con amigos.

Desventajas

Sin embargo, no todo son puntos positivos, al menos, dependiendo cómo se mire.

El precio es la mayor desventaja de este tipo de modelos. Este motivo lleva a muchas personas a preferir una silla manual pese a que se sienta más atraído por la eléctrica, al exceder ésta el presupuesto fijado con anterioridad.

Claro que puedes tener en cuenta que, más que un gasto, se trata de una inversión a largo plazo, pero eso depende de cada uno y de cada bolsillo.

Otra desventaja que podemos encontrar es que, pese a que ofrece una mayor comodidad a su usuario, al no tener que realizar esfuerzo físico para llevarla, como ocurre con las manuales, lo cierto es que también reduce la posibilidad de realizar actividad física, lo que puede llevar a un deterioro físico del paciente e incremento del sedentarismo.

Así, debemos considerar la situación personal de cada uno antes de decidirnos por una u otra silla.


Deja un comentario