black-friday

HISTORIA DEL BLACK FRIDAY

Mañana es un día que mucha gente lleva esperando durante un año. Descuentos antes de las fiestas navideñas, locura en todos los centros comerciales y tiendas por conseguir esas ofertas y hacerse con la chaqueta de moda de la temporada, pero… ¿Cuál es el origen?

En España cada vez estamos “americanizando” cada día un poco más, y el Black Friday es lo último en entrar en nuestras vidas.

Si quieres conocer un poco más de dónde proviene esta tradición tan solo debes de prestar atención a lo que te vamos a contar.

Sus orígenes

El black Friday se remonta en el siglo XIX, concretamente en el 1869. Ese año, al día siguiente de la jornada de acción de gracias (fecha señalada para los estadounidenses).

Gracias al exceso de oferta en oro provocó que los precios descendieran hasta un 18%, creando un caos económico, e hizo mella en muchas fortunas americanas. Pero poco quedó en este sentido.

En los años 50, por causas ajenas al valor económico, fue reutilizado el término de Black Friday por los trabajadores que faltaban a sus jornadas el día después del 24 de Noviembre, alegando enfermedad e incapacitación para asistir al trabajo ese mismo día.

Entre los  sesenta y los años ochenta la policía, y más tarde las estrategias comerciales, mencionaban que el 25 de Noviembre era el famoso viernes negro debido al exceso de compras navideñas.

Después de ser adoptado por diversas publicaciones y comerciantes para vender, el Black Friday, se adoptó debido a que los comerciantes no presentaban pérdidas ese día, por lo que en los ingresos que recibían los comercios ese día se mostraban en tinta, significando un saldo positivo, al contrario de la tinta roja que significa pérdida en otros días de jornada comercial para los negocios.

España y otros países del mundo adoptaron este concepto, y actualmente, estrategia comercial, para aumentar las ventas e incentivar la compra navideña.

Pero… ¿Hasta qué punto puede favorecer la inclusión de tradiciones estadounidenses en nuestras costumbres?


Deja un comentario