piscina

Consejos de seguridad para piscinas

¿Tienes la suerte de tener una piscina en casa? Es la mejor opción para disfrutar del jardín tanto en verano como en invierno. Eso sí, antes que nada, hay que pensar en que también puede ser el objeto de graves consecuencias si no contamos con un buen protocolo de seguridad que nos proteja a nosotros y a nuestros familiares.

Hay cuatro características de seguridad aprobadas para proteger el acceso a una piscina: puertas de seguridad, cubiertas o lonas para piscina, refugios para albercas y alarmas para piscinas. Para cada uno de estos dispositivos, hay varios modelos disponibles que le permiten elegir según las necesidades.

Consejos de prevención

piscina

Cuando tienes una piscina en casa, se aplican algunas reglas de sentido común. Aquí hay algunos consejos que debes aplicar para garantizar la máxima seguridad:

  • Familiariza a tus hijos con el agua desde una edad temprana y enséñales a nadar a la edad de 4 años.
  • Explica a tus hijos los peligros de la piscina sin la presencia de un adulto.
  • Prohíbe el acceso a la piscina para niños si no hay un adulto presente y no quites la vista de tus hijos.
  • Nunca dejes juguetes en la piscina o en el borde cuando salgas del baño.
  • En el borde y en la piscina, los niños deben estar equipados con dispositivos flotantes como brazaletes, cinturones flotantes o trajes de baño para flotar.
  • Siempre ten a mano el equipo de intervención, como una boya, un brazo o una lista de números de emergencia.
  • Designa a un adulto a cargo de la supervisión de los niños cuando estén en el borde de una piscina, para que siempre tengan supervisión activa.

Cubiertas o lonas para piscina

Cubrir la piscina es otro dispositivo de seguridad y protección. Este medio de protección es óptimo porque evita que los niños caigan en la piscina, al tiempo que mejora el rendimiento térmico del agua. La cubierta de la piscina generalmente está diseñada para evitar la inserción de una persona con un peso máximo de 100 kg al caminar sobre ella. Además, cubrir una piscina también es una forma de protegerla de la contaminación exterior y las plantas que podrían interferir con la superficie de su agua.

 


Deja un comentario