thimble-1597514_960_720

Algunas de las plantas más tóxicas para gatos

Por lo general, a los felinos les encanta mordisquear cualquier planta que tengamos en el jardín o en el interior de la casa. Sin embargo, es algo que debemos evitar a toda costa, y no sólo por la salud de la planta, sino porque muchas de ellas son tóxicas para los gatos. Hoy, hemos recogido algunas de las de mayor toxicidad. Porque, incluso si tenemos la suerte de contar con un huerto, no podemos quitarle el ojo de encima ni mientras pasamos la ciclo-azada (en http://www.laastilladora.com/ tienes unas cuantas donde elegir).

Flor de pascua

Todas las partes de esta planta son malas para los gatos. Su savia, o látex, puede producir cuadros intestinales como hipersalivación, irritación de las mucosas, diarreas, vómitos y dolor abdominal. Además, si la savia entra en contacto con la piel del gato, también puede generar dermatitis y picor. En el ojo, puede causar trastornos oculares.

Acebo

Cualquier parte que sea ingerida por el gato, producirá una intoxicación que, por lo general, afecta a nivel gastrointestinal.

Muérdago

Sus frutos blancos son tóxicos, si bien requiere una ingesta mayor para que la intoxicación sea realmente importante. Su contenido en viscotoxina puede llevar a desórdenes gastrointestinales, irritación, daños cardiovasculares, colapso, bradicardia y disnea.

Liláceas y hemerocalis

Aunque no se sabe cuál de sus sustancias es la causante de la toxicidad, está demostrado que causa un fallo renal agudo. La exposición a cualquier parte de estas plantas puede producir una toxicidad letal.

Ten en cuenta que, incluso si el gato no la mordisquea, es igual de peligroso que, al pasar por su lado, le caiga encima polen, ya que, cuando se lave, terminará lamiéndolo e ingiriéndolo.

Adelfa

Puede causar en los gatos bradicardia, arritmias ventriculares y muerte súbita. Otras plantas con la misma toxicidad son la dedalera el lirio de los valles o convalaria.

Rododendro

Las especies de rododendro, como es el  caso de la azalea, pueden causar disfunciones neurológicas, cardiovasculares y gastrointestinales.

Difenbaquia

Dolor oral, inflamación severa, dificultad al tragar, hipersalivación, depresión y anorexia son algunos de los efectos que pueden tener en el gato.

Otras

Ojo, porque la lista sigue, y es muy larga: aloe vera, hortensias, prímulas, ciclamen, poto, hiedra, lirio trepador, laurel… Te recomendamos que no tengas ninguno de ellos en casa.

Plantas no tóxicas

Si quieres tener plantas en casa, te recomendamos que optes por las que no resultan tóxicas para los gatos: orquídeas, petunias, rosas, violas, violetas africanas, fittonias, camelias y caléndulas.


Deja un comentario